Visita guidada Imprimir E-Mail

El auviatge, una forma de residencia propia de Aran, está formado por un conjunto de edificios destinados a la vivienda y al trabajo. Estos edificios se encuentran situados alrededor de un patio central que simboliza la unidad que conforma la casa como entidad social. El patio se presenta como la pieza central del conjunto y ordena y dispone los edificios.

 

El auviatge formaba un solo conjunto diferenciado del resto de casas del pueblo. Este tipo de residencia correspondía a un estatus social elevado, las viviendas de la mayor parte de familias no presentaban conjuntos diferenciados y a menudo en un mismo edificio, con una distribución vertical, se compartia establos y vivienda.

 

Elementos del auviatge de çò de Joanchiquet:

A. Portal principal
B. A. Patio de delante
C. Vivienda familiar
D. Cuadra (establo), s. XVIII
E. Patio de detrás
F. Cuadra (establo), s. XIX
G. A. Portal de detrás (da acceso a los lavaderos del pueblo)
H. Pocilgas (establo para cerdos)
I. Palomar
J . A. Verger (campo frutal)
K. Casau (huerto)

 

C. Vivienda familiar

 

Planta baja


1. Entrada o recibidor

La puerta de entrada se encuentra en la fachada climatológicamente más favorecida. Las casas acomodadas presentaban las fachadas rebozadas y decoradas. La piedra vista era considerada propia de las casas pobres y de las cuadras.

 

La entrada, pavimentada con grandes losas de piedra, se sitúa aproximadamente en el eje de simetría de la casa y sirve de distribuidor entre las diversas estancias que hay en la planta baja. Es una de las pocas estancias donde se encuentran losas de piedra, la mayoría tienen el pavimento de madera.  

 

2. Cocina

 

La cocina era la habitación más caliente y la mejor iluminada de la casa cuando oscurecía. En ella, los diferentes miembros de la familia desarrollaban diferentes actividades: cocinar, comer, estar cercar del fuego, hilar, jugar, rezar... 

 

   

 

Espacio semiprivado, la cocina permanecía abierta también a los vecinos del pueblo, sobretodo durante las largas noches de invierno, cuando alrededor de la gran chimenea se organizaban las llamadas “cauhades” o reuniones de vecinos.

 

Era también un aparador donde se mostraba el poder económico de la casa, la mayor o menor cantidad de muebles y los platos que se exponían eran un reflejo de la posición social y económica de la casa. Además a la hora de ir a dormir, la cocina se convertía en la habitación reservada para los más viejos de la casa o para los enfermos.

 

3. Despensa pequeña

Para guardar las patatas que recogían en sus campos, los de Joanchiquet disponían de tres lugares, la despensa pequeña, debajo de la escalera, y dos pequeñas bodegas situadas respectivamente en medio de la cocina y del saloncito, a las cuales se accedían levantando una trampilla de madera. Según Francisco de Zamora la patata se implanta en Aran alrededor del año 1760. Esta se convirtió en la base alimenticia durante muchas décadas. Hay que recordar que el Aran era uno de los pocos valles pirenaicos que necesitaba importar trigo, puesto que este no se adaptaba a las condiciones climáticas del país y la cosecha no era suficiente para toda la población. 

 

4. Pastador


     

 

El pastador era un espacio donde las mujeres de la casa desarrollaban sobretodo tres trabajos: pastar y cocer el pan que se comía en la casa, hacer la colada de las sábanas y cocer la comida de los cerdos.

 

El pan se pastaba al menos una vez por semana. Para hacer la colada las mujeres colocaban las sábanas dentro del rusquèr (cubo de la colada) situado a la izquierda del pastador, sobre las sábanas ponían la ceniza y entonces tiraban agua hirviendo, que mezclada con la ceniza se convertía en lejía.

 

Destaca también el cendrèr espacio situado bajo el horno donde se guardaba la ceniza que se utilizaba, como ya hemos dicho, para lavar la ropa y como abono.

 

 

5. Saloncito

 

A lo largo de su historia, diversas estancias de la casa han cambiado de estructura, de uso o simplemente de aspecto: este es el caso de la gran despensa de la casa, una parte de la cual fue transformada a principios del siglo XX en un saloncito para recibir visitas o celebrar comidas de fiesta o de compromiso.

 

Preside el saloncito el retrato (un fotomontaje) del propietario de la casa con su primera mujer difunta, y su segunda esposa (hermana de la primera), vestida de blanco. El retrato simboliza el poder social y económico de la casa, puesto que era un lujo que no estaba al alcance de todos. Este fotomontaje también nos habla de las relaciones familiares y las costumbres matrimoniales.

 

6. Despensa

 

 

La mayor parte de los productos destinados a la alimentación de la familia se conservaban en diferentes lugares de la despensa grande: el vino, en grandes barricas de madera: el aceite y la sal, en tinajas de barro o de cristal; los quesos, en queseras de madera. La despensa, además servía como depósito de leña y herramientas de trabajo.

 

7. Escalera

La escalera principal se encuentra en el eje de simetría longitudinal de la casa, delante de la entrada, cosa habitual en la mayor parte de las casas aranesas. Desde el primer piso, y a través de una pequeña puerta, se podía salir al patio y a los establos de detrás.

 

Primera Planta

 

8. Sala

 

 

La llamada “sala” era una pieza que servía de distribuidor entre las diferentes habitaciones que hay en el primer piso. En ocasiones de bodas, bautizos, fiestas mayores o entierros, se podía utilizar también como comedor

 

Esta sala está amueblada con algunos muebles del siglo XVIII, entre ellos un gran armario de madera donde guardaban las sábanas.

 

9. Habitación




Las habitaciones eran espacios reservados únicamente a los miembros de la casa: prácticamente nunca se invitaba a un extraño a entrar sino era para visitar a un enfermo o un muerto.

 

Este cierre de la habitaciones hacia el exterior contrasta con la falta de privacidad entre los miembros de la casa, remarcado en el hecho de que hay habitaciones que se comunican interiormente y que también eran compartidas sin problemas por individuos de diferentes generaciones. El concepto de privacidad vigente en los siglos XVIII-XIX dista mucho del actual.

 

10. Habitación del heredero

 

Como en la mayor parte de las casas aranesas, en çò de Joanchiquet solían vivir miembros de tres generaciones: los abuelos, el hijo heredero y su mujer, sus hijos y los hermanos no casados del heredero.

 

Generalmente, el cabeza de familia y su pareja ocupaban una de las mejores habitaciones de la casa, que a menudo solían ceder al heredero cuando se casaba. Esta habitación y la del capellán, son las únicas que disponen de hogar.

 

   

11. Habitación del cavalèr

Los cavalèrs, familiarmente llamados “tíos” o “tías”, eran los hijos excluidos de la herencia. Mientras no se casasen podían vivir en la casa. Cuando morían, sus bienes solían retornar al tronco familiar.

 

12. Habitación

Siglos atrás, el número de hijos que podía tener una familia aranesa podía ser muy elevado. Esta alta natalidad era, por otra parte, compensada por una alta mortalidad, sobretodo de niños.

 

13. Habitación del mozo

Según sus posibilidades, las casas acomodadas solían contratar un número variable de criados y criadas. La mayoría de ellos comían y dormían en la casa que los contrataba y a menudo eran considerados miembros de esta casa.

 

14. Habitación del capellán



La carrera eclesiástica era uno de los caminos más habituales que seguían los cavalèrs de las familias más acomodadas. Una vez ordenados, los capellanes araneses solían volver a su pueblo natal, y a menudo residían en sus casas familiares.

Hay que remarcar que hasta el año 1801 el Aran formaba parte del obispado de Comenges, un año más tarde se firma su incorporación al obispado de la Seu de Urgell, a pesar de esto, no será hasta finales de 1804 con la visita del obispo al Valle, cuando se realizará la toma de posesión. Aun y el traspaso los araneses conservarán el derecho, entre otros, de escoger ellos mismos a sus rectores. Actualmente Aran aún conforma un arciprestazgo único.

 

15. Puerta de la comuna

Al menos desde el siglo XIX, la casa disponía de una comuna, que fue deshecha durante los años 60 del siglo XX.

 

16. Habitación

Las habitaciones eran un espacio de noche. Generalmente el número y las características de los muebles que había dependían de la posición que ocupaba dentro de la familia la persona que dormía.

Buhardilla


 

17. Buhardilla

 




La buhardilla es un espacio sin divisiones situado bajo el tejado. Estas buhardillas cumplían sobretodo dos funciones: por un lado, eran el lugar donde se conservaban diversos productos necesarios para la alimentación de la familia: por el otro, servían como depósito de todos aquellos muebles y utensilios que no se utilizaban.

 

     

 

D. Cuadra

De las dos cuadras que hay en la casa esta es la más grande. Fue construida, probablemente durante el siglo XVIII, adaptándose a la pendiente de la montaña. Se guardaban tanto caballos y mulas como cabras y ovejas. Al lado de este establo estaban las pocilgas.

 

F. Cuadra

Esta cuadra, de dimensiones más pequeñas estaba destinada a las vacas y toros y parece haber sido construida a finales del siglo XIX.

 

I. Palomar

Finalmente, la casa disponía también de un palomar en forma de torre, que servía para cerrar a las palomas, los conejos y las aves.