Los molinos harineros en Aran Imprimir E-Mail

Antiguamente en Aran todos los pueblos tenían como mínimo un molino harinero, la única industria artesana que complementaba las tareas del campesino. Junto a este molino, a menudo, había una aserradero y un lavadero público, los cuales aprovechaban el mismo desvio del río para obtener la fuerza motriz necesaria para su funcionamiento.

 

La Mòla de Salardú, representa el prototipo de molino aranés: una construcción de pequeñas dimensiones, de una sola planta y construida con los mismos materiales que la arquitectura local: piedra de granito, madera y pizarra en el tejado. Este molino lo encontramos documentado por vez primera el año 1613 y dejó de funcionar al final de la Guerra Civil.

 

Se han documentado treinta y un molinos a lo largo del Aran. De este inventario hay que destacar los cinco molinos de Bausen o los tres de Vielha.

 

Aun y con la homogeneidad de los molinos araneses encontramos también molinos de dimensiones más grandes que el de Salardú, como el de Betren que incorpora una buhardilla. También varia la cantidad de muelas que había en los molinos. El molino de Unha, de dimensiones muy pequeñas tenía una única rueda mientras que el de Betren llegó a tener cuatro.

 

Destaca el hogar, que encontraremos en casi todos los molinos de Aran, hecho que los diferencia de los otros molinos del Pirineo.

 


Vista generau dera Mòla, a on se pòt observar er dubertura der esclòp

 


Interior dera Mòla, a on s'obsèrve dues des tres mòles, era (sínia) SENHA e eth (cernador) SEDAÇ

 


Interior dera Mòla, podem observar era craba que tiege eth molièr entà picar era mòla fixa.