Sant Andrèu de Salardú Imprimir E-Mail


Exterior de l’església

 

La iglesia de Sant Andrèu nos recibe con una imagen arquitectónica exterior propia del románica tardio, del siglo XIII. Su planta es de tipo basilical, la cabecera es de tres ábsides y la portada monumental, de arquivoltas en degradación. En el ángulo sudoeste hay adosada una torre campanario del siglo XV de planta octogonal, con bóveda de nervadura gótica.

 

El perímetro exterior de la iglesia ofrece un rico trabajo escultórico en forma de ménsulas. La portada, concebida con cinco arcos en degradación resguardados por un guardapolvo, presenta una decoración compuesta principalmente por motivos vegetales; encima de la clave del arco, coronando la portada, hay esculpido un crismón.

 

En el interior, nos sorprenderá su elegante estructura arquitectónica gótica, cubierta por bóvedas de crucería y sostenida por pilares cruciformes: el ventanal abierto en el muro de poniente, de grandes dimensiones, remata el discurso gótico. Desplazándonos hacia el presbiterio llegaremos a uno de los ejemplos de pintura mural más grandes y más bien conservados del Valle de Aran: son pinturas del siglo XVII dónde se representan diversas escenas y personajes bíblicos.

 

La visita a Sant Andrèu de Salardú culmina en el ábside central, donde se encuentra la talla del Cristo de Salardú, obra maestra del taller de Erill la Vall, datada del siglo XII. La talla muestra la imagen de un Cristo sufriente, con la sección triangular de sus piernas y los elementos característicos de la iconología religiosa románica.





Crist de Salardú