Sant Estèue de Betren Imprimir E-Mail


Portalada de acceso


Las primeras referencias históricas de la iglesia de Sant Estèue de Betren son del siglo XIV, en los preludios del arte gótico. Así como lo demuestra la convivencia de los estilos románico y gótico en la configuración arquitectónica y escultórica del edificio. Es en el espacio absidial y en la portada donde más se evidencia la transición entre estos dos estilos artísticos. La cabecera de la iglesia se configura a partir de tres ábsides poligonales, de cinco caras el central y de tres los laterales, en los cuales las ventanas van alternando los arcos de medio punto con los ogivales; por encima del ábside central se abre una ventana de clara vocación gótica, flanqueada por dos ventanas saeteras que, en cambio, son de tradición románica.

La portada de acceso, situada en el muro norte, es uno de los referentes artístico de la iglesia. Estilísticamente gótica, supone un avanze en el lenguaje narrativo y naturalista. Tanto es así que en los arcos en degradación de la portada podemos leer el Juicio Final, con la representación de los condenados contrapuestos a los escogidos; preside la escena, en la parte superior, la Madre de Dios con el Niño en la falda.

En la parte superior del muro de poniente se levanta un campanario de espadaña de dos pisos.



Vista exterior