Santa Maria de Cap d’Aran de Tredòs Imprimir E-Mail


Vista exterior de l’absis


La configuración arquitectónica de la iglesia de Cap d´Aran responde a uno de los cánones de la arquitectura románica, el edificio de planta basilical de tres naves, con bóveda de cañón encabezada por tres ábsides. Después de la restauración, llevada a cabo el año 2001, se han puesto de manifiesto las diferentes etapas constructivas. De hecho, se intuyen como mínimo dos hundimientos de las bóvedas. Un detalle que evidencia esta sucesión de colapsos estructurales, es el reaprovechamiento continuo de materiales constructivos, que se puede observa en algunos ámbitos como las ventanas, la portalada y el ábside.

 

La iglesia de Santa Maria de Cap d´Aran de Tredòs presenta dos características insólitas respecto del resto de patrimonio eclesiástico del Valle de Aran: la presencia de una cripta en la parte inferior del altar y la ubicación de la torre campanario apartada del cuerpo del edificio religioso. La cripta consta de dos espacios, uno rectangular y otro semicircular, separados por un arco de medio punto adovelado.

 

Respecto a la torre campanario, a pesar de que se conserva la base del que posiblemente era el campanario original románico, el resto del cuerpo del actual campanario fue construido en épocas posteriores.

 

Por último hay que remarcar que la iglesia de Cap d´Aran disponía de unas pinturas murales románicas que se atribuyen al círculo del Maestro de Pedret, hacía los siglos XI y XII; estas pinturas fueron arrancadas y llevadas fuera del Valle de Aran; y, actualmente, la parte más importante del conjunto se puede ver en el museo The Cloisters de Nueva York.

 


Cripta